Canalización mental para días abrumadores

* Por Nauj

La realidad se nos presenta pesada muchos días del año, algunos aguantan no gritar fuerte y golpear a los demás, mientras que otros descargan su ira contra todo lo que tengan en frente. Algunas personas, por otro lado, canalizan sus emociones y pasan por alto o arreglan mentalmente la situación desagradable, sin traspasar las malas energías a otras personas, entregando, por ejemplo,  una que otra sonrisa acompañadora que en vez de destruir crea y construye.

Podríamos decir entonces que esa canalización se puede lograr, lo podemos ver a diario: existen muchas personas que lo hacen, lo que a veces nos llena de cierta envidia porque el otro puede mantener una felicidad que nosotros no tenemos. Sin embargo, ¿cómo podemos canalizar estos sentimientos desagradables?

Nuestra mente, como lo podemos comprobar día tras día, es totalmente poderosa y es capaz de cambiar cualquier tipo de ambiente que enfrentamos. Si queremos y buscamos gratos momentos los obtendremos sin más ni más, no obstante, si buscamos malos momentos los obtendremos sin discusión. Obviamente no somos conscientes de esto, sin embargo, si analizamos un poco podemos darnos cuenta que cuando hemos estado felices por alguna situación creamos a nuestro alrededor una atmósfera real y tranquila, la que nos mueve es buenos momentos personales. Lo que está dentro de nosotros es un universo individual en el que podemos representar de forma física lo que queramos, es nuestro. Dicha representación se hará realidad en nuestro universo personal, el que interactúa con el universo externo al que estamos sujetos, por lo tanto somos dueños de nuestro presente, tal cual somos dueños de nuestras pertenencias físicas.  Por esta razón, la canalización o conversión de un mal estado individual sólo se puede lograr en nuestros universos personales y no simplemente esperando que algo suceda de la nada para venir a ayudarnos.

Creemos firmemente en Situación Grave que podemos notar estos cambios o canalizaciones en pequeños gestos diarios, en ejercicios que serán imperceptibles para todos, excepto para uno mismo. Hacerle cariño a un perro callejero no es poco, una sonrisa no es poca, escuchar no es poco y tener palabras de apoyo tampoco es menor. No crea que no hace nada al dar el asiento o hablar con alguien desconocido en el transporte público, porque eso, según el resultado de un debate interesante entre nosotros, es ayudar más que caminar como zombies buscando una falsa felicidad y éxito impuesto. Si no nos cree lo invitamos a hacer el intento.

¡Qué tengan un buen día!

boreal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s